Salir de la ducha con la piel suave y sedosa, es posible gracias a Nivea Bajo La Ducha Capricho de miel., el primer acondicionador de piel de la marca Nivea.

Ayudan a mantener la suavidad, flexibilidad y la elasticidad de la piel manteniéndola hidratada durante 24 horas, sin necesidad de aplicar  crema corporal después de salir de la ducha.

Su funcionamiento es sencillo:

  •  Utilizar el gel habitual de ducha y aclarar.
  • Aplicar el Acondicionador sobre la piel mojada, en la ducha.
  • Aclarar a continuación.
  • Secar la piel como de costumbre, pudiendo vestirse de inmediato. No mancha la toalla.

Es ideal para el uso después de la depilación.