Una de las características más importantes que buscamos es la eficiencia energética. Debido ala importancia del gasto eléctrico del electrodoméstico y la cuantía económica en la factura de la luz.

En los últimos años, apostamos por renovar electrodomésticos para que consuman menos y su gasto sea inferior  en nuestro bolsillo.

En la mayoría de electrodomésticos nos encontramos una escala, que va desde A++ hasta G, siendo la A++ (Más eficiente) mientras que los productos G consumen mayor electricidad.

La importancia de este etiquetado es vital para saber el consumo real de un electrodoméstico, pues al comprar tenemos que tenerlo en cuenta, incluso por encima de diferencia de precios entre dos productos iguales.

El Parlamento Europeo ha aprobado un nuevo etiquetado, se pretende reducir el gasto energético, disminuir el impacto ambiental y fomentar el ahorro en el hogar.

Una de las novedades es, la eliminación de las clases A++; apostando por clasificar desde A hasta G.

Los nuevos electrodomésticos deberán llevar las etiquetas de forma visibles, y se podrá consultar , mediante códigos QR, información sobre los aparatos del hogar.